Revista

Beneficios del ejercicio en la prevención del riesgo cardiovascular

Salud

Autor: Fecha:

Beneficios del Ejercicio en la prevención del riesgo cardiovascular

Como la mayoría de las personas, usted probablemente ha oido decir que la actividad física, incluyendo los ejercicios, es buena para usted, Sí actualmente se mantiene activo, siga haciéndolo. Pero tal vez sea hora de hacer un poco mas de esfuerzo, probar una nueva actividad, o encontrar nuevas maneras de agreagar ejercicio a su vida diaria.

Hacer ejercicios y actividades físicas con regularidad es importante para la salud física y mental de casi todas las personas. Ser activo físicamente le puede ayudar a seguir haciendo las cosas que usted disfruta y a mantenerse independienete a medida que va envejeciendo.

Hacer actividades físicas con regularidad a través de largos períodos de tiempo puede producir beneficios a largo plazo.

En el mundo, las enfermedades cardiovasculares ocasionan altas tasas de morbilidad y mortalidad temprana, es por ello que debemos trabajar todos unidos en la prevención de riesgos evitando así el alto costo humano y económico.

Los factores de riesgo para enfermedad coronaria son altamente prevalentes en las mujeres, por esto los médicos debemos enseñar a nuestras pacientes que éstos pueden ser prevenidos o modificados mediante diferentes estrategias de comportamiento.

Es importante tener presente que la corrección de factores de riesgo coronario modificables tales como hipercolesterolemia, hábito de fumar, hipertensión arterial, vida sedentaria, diabetes, obesidad, cambios en los niveles de estrógenos después de la menopausia y el estrés, pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedad coronaria en las mujeres.

En el caso de que la mujer tenga enfermedad coronaria ya establecida y con el fin de evitar nuevas recidivas, hay que insistir en la modificación de los factores de riesgo existentes, acompañados de una buena terapia y orientación.

Uno de los programas más importantes destinados a mantener el buen estado de salud, es la realización de ejercicio físico, el cual también se utiliza para la recuperación y prevención de la recurrencia de pacientes coronarios.

La edad, el sexo, el estado socioeconómico y el grupo étnico, son factores que influyen sobre la actividad física, es así como los niños son más activos que los adultos, y cuando avanzan en edad, las niñas se hacen menos activas que los niños. A los 12 años, 70% de los niños participan en actividades vigorosas, en tanto a los 21 años, desciende a 42% para hombres y 30% para mujeres.

La reducción estimada del riesgo de presentar un infarto del miocardio en personas que mantienen una vida físicamente activa, comparada con la vida sedentaria, oscila entre un 35%-55%. Si se compara esta reducción estimada de riesgo de infarto del miocardio, con otros factores se observa:

Reducción estimada del riesgo de infarto del miocardio al:
Realizar ejercicio 35-55%
Dejar de Fumar 50-70%
Controlar el colesterol 2-3%
Por cada 1% de reducción del colesterol sérico
Controlar la hipertensión arterial 2-3%
Por la disminución de cada 1 mmHg De la presión.
Controlar la obesidad 35-55%
Uso profiláctico de aspirina 33%

Se ha establecido una relación inversa entre la actividad física y enfermedad coronaria. Es por esto que la Asociación Americana de Cardiología y la Asociación europea de Cardiología han reconocido el sedentarismo como factor de riesgo para enfermedad coronaria.

La realización de un programa de ejercicio dinámico en forma regular incrementa la capacidad funcional del paciente y tiene un papel fundamental en la prevención primaria y secundaria de enfermedad cardiovascular.

Se han observado cambios favorables asociados con la realización de ejercicio dinámico:

  • Disminución de la frecuencia cardíaca y de la presión arterial, lo cual ocasiona a su vez una disminución en las demandas miocárdicas de oxígeno
  • Disminución de la obesidad
  • Aumento del colesterol bueno o conocido como HDL (PROTECTOR CARDÍACO).
  • Aumento de la sensibilidad a la insulina (Mejorando la Diabetes o el riesgo a padecerla).
  • Disminuye la susceptibilidad a arritmias
  • Liberación de Endorfinas (Hormonas del bienestar)
  • Incrementa la autoestima, ayuda a reducir el estrés incrementa la positividad
  • Aumenta la resistencia sexual, y en consecuencia sexo más duradero

El ejercicio también reduce el riesgo de fracturas al promover condicionamiento y fortalecimiento muscular.

Estudios epidemiológicos realizados en mujeres, indican que aquellas que están físicamente activas tienen entre un 60-75% menor riesgo de enfermedad coronaria que las sedentarias.

A pesar de lo anterior, muchas personas sedentarias desearían ser más activas, sin embargo, no saben cómo empezar. Para esto es fundamental una historia individual de los hábitos de ejercicios o actividades deportivas, durante toda la vida. Esto ayuda a escoger el mejor tipo de actividad. La prescripción del ejercicio debe ser individual, muy específica, alcanzable y realista, además debe ser desarrollada con la participación activa de la paciente.

En general podemos decir que el mejor tipo de ejercicio físico para lograr una prevención primaria o secundaria de enfermedad cardiovascular en esta población es el dinámico, como caminar, pedalear, nadar.

Cada sesión de ejercicio debe tener una duración aproximada de 30 minutos, repartidos en tres períodos: 5 minutos de calentamiento, 20 minutos de acondicionamiento y 5 minutos de enfriamiento.

¿Cuál es la diferencia entre la actividad física y el ejercicio?

Ambos términos se refieren a movimientos voluntarios hechos por usted que queman calorías. La actividad físcia se refiere a las actividades que hacen que su cuerpo se mueva, tales como trabajar en el jardín, llevar el perro a caminar, bailar y usar las escaleras en lugar del ascensor. Los ejercicios son una forma de actividad física que es específicamente planeada, estructurada y repetitiva, tal como el entrenamiento con pesas, el tai chi o una clase de ejercicios aeróbicos.

Tanto la actividad física como los ejercicios son importantes y pueden ayudarle a mejorar su habilidad para hacer las actividades diarias que usted disfruta.

Nunca es tarde para iniciar un adecuado acondicionamiento físico para la prevención de los riesgos cardiovasculares que es la principal causa de muerte en la mujer, lo ideal es estimularnos desde niñas adquiriendo la sana rutina del deporte, para en la edad adulta seguir las recomendaciones en frecuencia, duración e intensidad de los centros de control y prevención de enfermedades y del Colegio Americano de Medicina Deportiva, que recomiendan que los adultos deberían acumular 30 minutos o más de ejercicio, realizando varias sesiones diariamente, de corta duración y moderada intensidad, preferiblemente todos los días de la semana, para así alcanzar los beneficios en el estado de salud, reduciendo riesgos de: enfermedad coronaria, hipertensión, diabetes, osteoporosis, cáncer de colon, ansiedad y depresión.

Anímate entra en la rutina del ejercicio,, tu cuerpo es un templo, que requiere de cariño y sanos cuidados y tú eres responsable de tu bienestar integral y emocional.

PREGUNTAS FRECUENTES

  1. Yo no soy muy activa y no he hecho ejercicios en años. ¿ Puedo empezar a hacerlos ahora sin riesgo?
    Respuesta:
    Si usted ha estado inactivo por mucho tiempo, es importante que empiece a un nivel bajo de esfuerzo y progrese lentamente. Empezar despacio le ayudará a ponerse en mejor forma física sin forzar su cuerpo. Por ejemplo, tal vez quiera empezar caminando o nadando a un ritmo cómodo y gradualmente aumentar el nivel de esfuerzo, o empezar a hacer ejercicios de fortalecimiento con pesas de 1 ó 2 libras y gradualmente cambiar a pesas más pesadas. Hable con su médico si decide empezar un programa vigoroso de ejercicios o aumentar considerablemente su actividad física.
  2. Yo tengo un problema médico (tal como artritis, presión arterial alta, diabetes o una Enfermedad cardíaca). ¿Puedo hacer ejercicios sin riesgo?
    Respuesta:
    Casi todas las personas pueden hacer ejercicios sin riesgo. De hecho, los estudios de investigación muestran que las personas que tienen artritis, presión arterial alta, diabetes o una enefermedad cardíaca se benefician cuando hacen ejercicios y actividades físcias con regularidad. En algunos casos, la realidad es que los ejercicios pueden mejorar algunos de estos problemas. Hable con su médico sobre cómo su problema de salud puede afectar su habilidad de ser activo.
  3. ¿Cuánta actividad fisica necesito?
    Respuesta:
    La meta es lograr hacer por lo menos 30 minutos de actividad de resistencia de intensidad moderada casi todos o todos los dias de la semana. Todos los días es mejor: pero hacer algo es mejor que no hacer nada del todo. Trate de hacer los cuatro tipos de ejercicios: resistencia, equilibrio, flexibilidad y fortalecimiento.
  4. ¿Por cuánto tiempo tengo que mantenerme activo antes de ver resultados?
    Respuesta:
    Una vez que usted empieza a ser físicamente más activo, empezará a ver los resultados en pocas semanas. Es posible que se sienta más fuerte y con más energía que antes. Tal vez notará que puede hacer las cosas más fácilmente, más rápidamente o por períodos de tiempo más largos que antes. A medida que se va poniendo en mejor forma, es posible que tenga que aumentar el nivel de esfuerzo de las actividades que hace para lograr resultados adicionales.
  5. Yo estoy bien de salud ahora. ¿Por qué necesito mantenerme activo?
    Respuesta:
    Las investigaciones científicas muestran que los ejercicios y la actividad física pueden mantener y hasta mejorar su salud. Por ejemplo, los ejercicios y la actividad física pueden ayudarle a menejar y hasta prevenir enfermedades tales como las enfermedades cardíacas, la diabetes y la oesteoporosis.
  6. Me cuesta forzarme a ser activo. ¿Qué puedo hacer?
    Respuesta:
    Usted tiene más probabilidad de continuar su programa de actividad física si escoge actividades que disfruta, si las puede incorporar en su horario, si cree que se beneficiará al hacerlas y si cree que las puede hacer de manera correcta y sin riesgos. Establecer metas pequeñas y realistas, verificar su progreso y premiarse a sí mismo cuando alcanza su meta también le puede ayudar. Si usted logra seguir una rutina de ejercicios o actividades físicas por lo menos 6 meses, es una buena señal que va a lograr que la actividad físca se convierta en un hábito normal.
  7. ¿Qué tipo de equipo necesito? No tengo dinero para comprar equipos de ejercicio.
    Respuesta:
    Para muchas de las actividades, no necesita equipos o ropa especial. Por ejemplo, todo lo que necesita para caminar es un par de zapatos cómodos con suelas no resbalosas. Para hacer fortalecimiento, puede fabricar sus propias pesas usando artículos corrientes de la casa.
  8. Me canso fácilmente. ¿Cuál es la mejor actividad física para mí?
    Respuesta:
    Una vez esté activo, es probable que tenga más energía que antes. A medida que va haciendo más actividad fisica, es posible que note que puede hacer las cosas más fácilmente, más rápidamente o por períodos de tiempo más largos que antes. La actividad física moderada habitual puede ayudarle a reducir la fatiga y hasta ayudarle a manejar el estrés.
  9. Si tengo sobrepeso o soy obeso, ¿qué clases de actividades físicas puedo hacer?
    Respuesta:
    Usted puede hacer toda clase de actividades físcas. Trate de caminar, de hacer ejercicios acuáticos, bailar o levantar pesas. Cualquier cosa que lo haga moverse es un buen comienzo. Las personas que son muy voluminosas pueden enfrentar retos especiales. Por ejemplo, es posible que n se pueda agachar o moverse fácilmente, o puede que se sienta cohibido, Enfrentar estos retos es difícil, pero se puede lograr. Esté contneto sobre lo que sí puede hacer y felicitese a si mismo por tratar de hacer algo. Con el tiempo la actividad física deberá hacerse más fácil.
  10. Yo no hago ningún tipo de actividad física, pero le pongo atención a mi dieta dieta y no tengo sobrepeso. ¿Eso no es suficiente?
    Respuesta:
    Consumir una dieta nutritiva y mantener un peso saludable son solamente parte de un estilo de vida saludable. Hacer actividad física regularmente es importante para la salud física y mental de casi todos, inclusive los adultos mayores. Ser fisicamente activo le puede ayudar a mantener lo suficientemente fuerte y en buena forma física para poder seguir haciendo las cosas que usted disfruta y mantener su independiencia a medida que envejece

Autor

¿Médico? Inscríbase aquí