Revista

Ser gay en la costa

Psicología

Autor: Fecha:

Ser gay en la costa

Hoy en día son más las personas que reconocen y aceptan su orientación sexual en muchos lugares del mundo. En Cartagena y Barranquilla también se han abierto espacios para ganar visibilidad ante las necesidades mismas de las personas de la comunidad al pasar de los años. Ahora se cuenta con lugares como restaurantes, colectivos a favor de los derechos, guía gay en la ciudad, discotecas, espacios deportivos, aplicaciones virtuales que fomentan encuentros de personas que están interesadas en otras personas del mismo sexo.

“Me da mucho temor hablar abiertamente sobre mi orientación sexual, en esta ciudad muy difícil”

Sin embargo, salir libre y abiertamente por las calles para tanto hombres homosexuales como mujeres lesbianas, transexuales, bisexuales, no es nada fácil. Muchos se sienten juzgados por diferentes esferas de sus contextos, atemorizados de ser blanco de burlas, amenazas, o exclusión sumada al proceso mismo de lidiar con su propia aceptación.

“Siento que soy uno en mi trabajo y otro en mi círculo social”

Esta división que muchos sienten, está ligada a la presión social que reciben. Sin embargo, aquellos que se atreven a salir del closet consideran que gracias a la determinación propia y el apoyo que reciben de sus familiares y amigos, se ha hecho mucho más fácil el proceso de vivir reconociendo su orientación sexual. Algunos consideran que no es necesario gritarlo al público abiertamente por el contrario prefieren mantener cierta privacidad y nivel de confidencialidad sobre lo anterior con los más allegados a su círculo social, mientras otros por el contrario deciden no salir cuya postura también es válido, y otros deciden abrirse al mundo sin importar sus consecuencias.

Entonces ¿Porque se sienten aun juzgados? Debido a que existen muchas creencias y temores que asocian el ser gay con temas como la promiscuidad, comportamientos disruptivos, conflictos religiosos, abuso de drogas, terminan siendo tildados de “afeminados” y muchas de “ marimachas” o considerados “una vergüenza” o un “desperdicio” para el contexto donde conviven. Estas connotaciones negativas afectan al ser humano a nivel afectivo y social más allá de lo que se cree, generando depresión, baja autoestima, dificultades interpersonales entre otros, por esto desde la perspectiva de los psicólogos, considero se podría ampliar la mirada y empezar a reconocer que existen otras realidades las cuales no pueden ser consideradas menos por el hecho de ser distintas, aprender a vivir con aquellos que piensan y actúan distintos es también una forma de crecer flexibilizando nuestras formas de pensar cambiando una visión limitada a una visión integradora que nos permita superar barreras y permita comprender que los seres humanos se enamoran de otros seres humanos en su forma de ser, de su físico, sus fortalezas y debilidades más allá de su orientacion sexual.

“Ser gay en Cartagena te hace fuerte, ser melancólico por lo romántico de la ciudad, te hace frentero porque no hay como esconderse, es duro por el machismo pero a la vez es fácil por la generación de jóvenes libres e inconformes, que no le temen a nada ni a nadie para poder ser quien ellos son”.

Siendo consecuente con lo anterior, traigo a colación una propaganda virtual acerca del amor sin etiquetas que se lanzó por parte del AD council sorpresivamente a un grupo de transeúntes a mediados de febrero de este 2015 en E.U . Se mostraba una pantalla rayos x en medio de la calle con personas atrás de la pantalla de las cuales solo se veían sus esqueletos, al salir de la pantalla se observó parejas gays, niños, ancianos, discapacitados, y personas de religiones diversas con el fin de enviar un mensaje claro en el cual las personas ven a las otras personas con los mismos ojos hasta que las creencias y prejuicios entran en juego, con esto considero que nuestra ciudad podría apostar por aprender a mirar diferente, una mirada más inclusiva, tolerante, y respetuosa reflexionando en vez de hacer más violencia y fomentar odio pensemos en que más allá de cualquier cosa todos somos humanos.


Autor

¿Médico? Inscríbase aquí