Revista

Esos terribles celos

Psicología

Autor: Fecha:

Esos terribles celos

Las estadísticas muestran un incremento de la violencia intrafamiliar, suicidios por amor, crímenes pasionales y actos de agresividad generadas por celos. Todos en algún momento hemos sentido celos y en pequeñas dosis estos son necesarios en una relación, cuando permiten evaluar que tan importante se es para la pareja, que tanto temor se tiene a que la relación termine. No obstante, cuando se desbordan y se tornan incontrolables son capaces de generar mucho dolor a cada una de las personas involucradas en la relación y hasta podrían llegar a causar la muerte. Existen varios tipos de celos los cuales interactúan y se retroalimentan entre sí: los reales, que se producen como una reacción emocional cuando existen pruebas contundentes de la infidelidad. Los patológicos, que muchas veces surgen por experiencias de infidelidad con su pareja actual o con las anteriores generándole inseguridad ante un intruso imaginario, o incluso ante todo lo que despierte interés en su pareja o le robe tiempo como el trabajo, el estudio o los amigos. Se tiende a confundir amor con posesión. En ellos hay un control obsesivo, que puede terminar en violencia física y psicológica.

Entre las muchas causas de los celos encontramos: experiencias de infidelidad, vacios afectivos en la infancia, subvaloración familiar, baja auto estima, padres sobre protectores, dependencia emocional, baja tolerancia a la frustración, orgullo herido. Los celos se pueden curar y tienen un buen pronóstico terapéutico siempre y cuando se reconozca el problema. Sin embargo, algunas sugerencias son las siguientes: no idealice a su pareja; evalué si la amenaza es real o imaginaria por ejemplo, ¿vale la pena celarlo porque miro a una persona en la calle de la que en un rato ni se acordará?; aprenda a controlar sus pensamientos; evalué las consecuencias, el celoso pierde valor ante su pareja debido a que envía el mensaje de “sin ti no puedo vivir”; no haga reclamos, ni grite, exprese más bien sus sentimientos de como se está sintiendo con sus actuaciones, sea específico; si perdió con su pareja acéptelo así empezará a superarlo; pero sobre todo no olvide que “ si una persona le quiere no hay nada que la ahuyente, pero si no le quiere no hay nada que la ate”.


Autor

¿Médico? Inscríbase aquí